Paseo de vistas espectaculares

Lausana, como ciudad a orillas del Lago Lemán y de las montañas, ofrece toda una serie de vistas panorámicas a los paseantes. Este paseo en descenso le permite descubrir los 10 miradores más hermosos de Lausana.
Desde el pico de este paseo con una altura de 35 metros y construido en 2003, podrá disfrutar de una vista panorámica de 360 grados hacia varios horizontes: ahí podrá descubrir la aglomeración de Lausana, el Lago Lemán y las tres regiones geográficas de Suiza: los Alpes, el Jura y el "Plateau". En esto paseo le acompañan unos árboles impresionantes, sobre todo pinos Douglas, provenientes de los bosques del término municipal. Es un ejemplo más que demuestra que la ciudad de Lausana opta por un desarrollo sostenible.

Al pie de la torre sigue por un camino asfaltado bordeado de árboles. Al final de éste, girará a izquierda y luego bajará por la derecha. Abajo atravesará el paso peatonal a la altura de una parada de autobús y luego tomará el camino que pasa a cierta distancia a lo largo de una casa con una fachada de color naranja pálido. Al final de este camino llegará a la Señal de Sauvabelin.
#Visitas guiadas #Naturaleza
De vuelta a los pies de la torre, continúe por la avenida forestal asfaltada. Cuando llegue al final, gire a la izquierda y luego baje por la derecha. Una vez abajo, cruce la carretera por el paso de peatones a la altura de la parada del autobús y luego tome el camino que pasa por delante de una casa con la fachada de color naranja pálido. Al finalizar este recorrido, usted se encontrará en Signal de Sauvabelin.

Ver el lugar

Desde la Torre de Sauvabelin
Desde el Signal, tome el camino que baja y después el siguiente que desciende a la izquierda. Cuando llegue a la gran curva que queda a su izquierda, descienda por su izquierda. Tras los árboles podrá vislumbrar una pradera de grandes dimensiones que en verano aparece colmada de vegetación. Descienda cruzando la pradera por un sendero verde que le conducirá hasta un huerto. Siga un poco más abajo y enseguida encontrará la «Fondation de l’Hermitage», un museo de pinturas situado en el interior de una casa solariega y en el edificio contiguo. No olvide visitar los jardines ingleses junto al lago.

Ver el lugar

En Signal de Sauvabelin
En este parque de elegancia sublime pero sin excesos, se encuentra un árbol cuya visita ya merece el desplazamiento. Se trata de un haya de hoja péndula situado a unos cincuenta metros en el ángulo suroeste de la casa señorial y fue plantado justo cuando se habilitó el parque y sus dependencias (1855-1857).

Ver el lugar

Parc de l'Hermitage
A la derecha, una de las arterias de circulación desemboca en una hondanada. Esta sigue el recorrido inicial de un río que actualmente se encuentra bajo tierra. Se trata de el Louve, que con el paso del tiempo ha ido excavando un valle en este lugar. Junto con su «primo» el Flon, este río creó la colina de la Cité erosiando la molasa, una roca gris que principalmente se empleó para construir el castillo de Saint-Maire y la catedral.Llegue a la catedral desde la plaza del Château.

Ver el lugar

En la plaza de Saint-Maire
Suba por las escaleras del mercado que empiezan justo frente a la entrada principal de la Catedral. Al borde le las escaleras, se encuentra la plaza de la Palud, crúcela pasando por delante de la fuente y por el ayuntamiento. Siga todo recto por la zona peatonal. La calle desciende ligeramente de manera repentina y luego asciende. Cuando llegue arriba, a la plaza St-Laurent, gire a la izquierda por la calle Pichard. Siga la calle que al final gira a la derecha y que le llevará a un puente de peatones.

Ver el lugar

La Catedral de Lausana
A medida que avance por la pasarela, verá como por arte de magia se le aparece la imagen de la catedral a su izquierda con el Grand-Pont en primer plano.Siga todo recto, cruce el paso de peatones y luego gire a la derecha. Continúe por la avenida Anserment bordeada al principio por castaños. Acabará en la esplanada de Montbenon donde verá que se encuentra una estatua de Guillermo Tell.

Ver el lugar

Vistas desde la pasarela de Le Flon
Sobre esta antigua armería, a unos pasos de St-François, en el centro de la ciudad, la explanada de Montbenon ofrece una colección de ambientes extraordinariamente variados sobre más de medio kilómetro de terreno totalmente plano, algo muy raro en Lausana.

Ver el lugar

Explanada de Montbenon
Este lugar ofrece de nuevo un generoso mirador con vistas sobre el lago, el cual, a medida que uno se acerca, va cobrando más presencia. Teniendo en cuenta estas vistas espectaculares, el nombre del «collège» situado a su derecha, vino prácticamente dado. Cuando llegue al borde del camino de las Croix-Rouges gire a la derecha y luego tome a la izquierda el puente que pasa por encima de las vías férreas. Siga todo recto por el camino de Languedoc. Tras unos minutos y antes de alcanzar la bajada, gire a la derecha en un pequeño parque público con viñas.

Ver el lugar

En las inmediaciones del Collège du Belvédère
En el corazón del área urbana, este viñedo mantenido por los empleados municipales no tiene parangón. Nos recuerda que los pies de la ciudad dieron cobijo durante muchos siglos a grandes viñedos. Muy cerca de Lausana, al este, se encuentra la zona de viñedos de Lavaux, declarada por la UNESCO patrimonio de la humanidad. Vuelva sobre sus pasos hasta alcanzar de nuevo el principio del puente, allí baje por la derecha tomando el camino de los dos puentes. Cruce la carretera por el paso de peatones y una vez en el otro lado, tome el camino Fontenay. Gire a la izquierda el camino de Mont-Tendre, luego gire a la derecha en el camino de Mollendruz. Cuando llegue abajo, gire a la izquierda. Una vez deje atrás la pequeña iglesia, baje por la derecha, tomando el camino peatonal. Al final de este camino, cruce por el paso de peatones y lléguese hasta el parque público: la plaza Milan. Para descubrir las últimas vistas de este paseo, tendrá que subir a la colina boscosa que está junto al parque. Existen distintas posibilidades de hacerlo, pero cabe destacar el camino por el jardín botánico que se inicia por debajo del parque.

Ver el lugar

En la colina del Languedoc
Legado de una antigua morrena glaciar, esta colina ofrece una perspectiva única y panorámica del lago Léman, de las montañas y de la ciudad. En su ladera orientada hacia el sur, se encuentran el Museo y los Jardines botánicos del cantón, que contienen 6.000 plantas de todo el mundo. Al pie de la colina, se extiende la plaza de Milan, un espacio verde provisto de un lozano césped, así como de un estanque y de ingeniosos juegos para los niños.

Ver el lugar

La Crêt de Montriond