Paseo insólito por el centro de la ciudad

Paseos insólitos en el centro de la ciudad, tomando unos callejones típicos de Lausana para explorar la ciudad moderna y el casco histórico.

Para llegar a la salida del paseo:
Tome el metro m2 en la estación en dirección a «Epalinges-Croisettes» y baje en la parada «Lausanne-Flon». Cuando baja del metro, doble a derecha, salga de la estación y tome el ascensor para llegar a una pasarela.
#Cultura #Viaje de un día
La torre Bel-Air fue construida en 1932 por Alphonse Laverrière siguiendo el modelo americano (con un armazón metálico recubierto de piedra). Con sus 55 metros de altura, este “rascacielos” fue uno de los primeros de Suiza.

Ver el lugar

El puente fue construido en 1844 y cuenta con dos plantas de arcos. La planta inferior desapareció debido al terraplén del Flon. Este tipo de pequeños surtidores de agua remplazó sobre 1900 las antiguas fuentes.

Ver el lugar

Esta plaza, ubicada en el centro de la ciudad, está rodeada de imponentes edificios que, actualmente, acogen en su interior bancos, comercios y la oficina de correos.

Ver el lugar

La calle de Bourg, actualmente peatonal, constituía hasta principios del siglo XIX una de las arterias principales de la antigua Lausana. En esta época, la ciudad se encontraba delimitada por tres colinas: la de la Cité, la de Saint-Laurent y la de Bourg.

Ver el lugar

Elevado centro espiritual de la Suiza francófona, la Catedral de Lausana goza de un interés y una proyección internacionales. El edificio se construyó en diversas fases. Un primer maestro de obras erigió, desde 1170, el deambulatorio utilizando materiales románicos. Veinte años más tarde, su sucesor construyó la iglesia actual, que se concluyó en 1215.

Ver el lugar

Se trata del barrio de las pequeñas cantinas típicas y del artesanado. En el norte de la colina, ya sea en la plaza del Tunnel, en la avenida de César-Roux o en la plaza de l’Ours, originales comercios y cantinas nos invitan a descubrirlos. Cerca de la colina de la Cité, esculpida por los ríos Flon y Louve, empezó a desarrollarse la ciudad medieval. Sus callejuelas adoquinadas y peatonales y sus monumentos, como la catedral, el castillo de Saint-Maire, y la antigua Academia, son testigos de ello.

Ver el lugar

Las escaleras del Mercado, un enlace directo y abrupto entre la plaza de la Palud y la Catedral, constituyen uno de los emplazamientos más pintorescos de Lausana. Su existencia se menciona desde el siglo XIII y su forma actual, serpenteantes escaleras de madera cubiertas junto a una calle pavimentada muy empinada, se remonta a los años 1717-1719.

Ver el lugar

El edificio del Ayuntamiento, cuyo imponente campanario domina la pintoresca plaza de la Palud, acoge aún hoy a las autoridades municipales. El arquitecto de Lausana Abraham de Crousaz lo construyó entre 1673 y 1675 sobre los cimientos de los ayuntamientos precedentes.

Ver el lugar