Paseo Olímpico

‘The sense of independence and pride nurtured by the city of Lausanne and its people provides Olympism with the kind of unwavering liberty it needs to prosper’.

These words spoken by Pierre de Coubertin marked the installation of the International Olympic Committee ( IOC ) in Lausanne during the official reception at City Hall in 1915. Intent on modernizing the Olympic Games, this French aristocrat had founded the IOC in Paris in 1894. Two years later, he staged the first Olympics in Athens. During the First World War, Pierre de Coubertin chose to make Lausanne the home for his fledgeling movement. In doing so, he made Lausanne the hub of modern Olympism.

In this city, the Olympic Games never end. In the middle of a magnificent park overlooking the lake, The Olympic Museum showcases the striking images, highlights and paraphernalia of the Games, and recalls the commitment of the IOC to foster popular as well as competitive sports. The dynamic presence of the IOC in Lausanne is not alien to the citys intimate involvement in hosting international sports-related activities. Many European and world championships, for example, have taken place here in a wide variety of disciplines such as curling, gymnastics, badminton and freestyle iceskating. The IOC has also been credited with prompting some fifteen international sports fédérations to locate their headquarters here, the creation of the Court of Arbitration for Sports and the development of the laboratory for doping control analysis. When you follow in the footsteps of those who embraced Olympism, you will discover some of the most beautiful sites of a city officially proclaimed Olympic Capital in 1994, a prestigious and unique title befitting a city whose destiny remains closely linked to international sports.
El Museo Olímpico presenta los pilares del olimpismo –deporte, arte y cultura– a través de los dispositivos más modernos e interactivos. El museo más visitado de Lausana fue fundado por el COI a orillas del lago Lemán.

Ver el lugar

Es el nombre dado a una parte de la «place de la Navigation» inaugurada en mayo de 1995. Este magnífico lugar de entretenimiento y descanso está junto al puerto deportivo.

Ver el lugar

El remo es uno de los numerosos deportes practicados en Lausana.

Ver el lugar

El estadio Pierre-de-Coubertin, denominado así en honor al fundador de los Juegos Olímpicos de la era Moderna, posee una pista de atletismo y vestuarios a disposición del público. Este lugar fue testigo de las primeras ediciones deAthletissimadesde el año 1977.

Ver el lugar

Situado en un parque magnífico al borde del lago, este castillo del siglo XVIII es, junto con su reciente anexo, la sede actual del COI.

Ver el lugar

Con su larga avenida central rodeada de una doble fila de tilos, sus macizos floridos, sus estanques en los que danzan nenúfares y sus bancos que nos permiten deleitarnos con la vista, el Bois de Vaux es uno de esos cementerios extraños cementerios que con su capacidad (26.000 emplazamientos) tiene semejante encanto.

Ver el lugar

Sobre esta antigua armería, a unos pasos de St-François, en el centro de la ciudad, la explanada de Montbenon ofrece una colección de ambientes extraordinariamente variados sobre más de medio kilómetro de terreno totalmente plano, algo muy raro en Lausana.

Ver el lugar

El edificio del Ayuntamiento, cuyo imponente campanario domina la pintoresca plaza de la Palud, acoge aún hoy a las autoridades municipales. El arquitecto de Lausana Abraham de Crousaz lo construyó entre 1673 y 1675 sobre los cimientos de los ayuntamientos precedentes.

Ver el lugar

En 1871, Gabriel de Rumine (1841-1871), aristócrata de origen ruso y lausanés por parte de madre, legó a la ciudad de Lausana la suma de 1.500.000 francos para la construcción de un edificio público. La ciudad decidió entonces construir una nueva universidad a los pies de la colina de la Cité y organizó, en 1889, un concurso arquitectónico, ganado por Gaspard André, natural de Lyon.

Ver el lugar

Primer secretariado del COI, luego sede de la administración de un primer museo olímpico, de la oficina e incluso del apartamento de Pierre de Coubertin entre 1929 y 1937.

Ver el lugar